Monday, February 08, 2016

"La habitación 444"




Recuerdo el primer día que vi entrar por la puerta del hotel al señor Ortego porque fue el mismo día que cobré mi primera nómina. Llevaba treinta días trabajando como botones, y aquellas paredes que yo creía que me cobijarían durante un verano se acabaron convirtiendo en mi hogar durante más de treinta años. Mi plan inicial era trabajar allí durante tres o cuatro meses, ahorrar un poco de dinero, ver cómo era capaz de desenvolverme en el mundo laboral y después volar a otros prados. Nadie quiere cargar maletas para el resto de su vida. Yo había recibido mi paga esa misma mañana, el primer dinero que ganaba con el sudor de mi frente, y estaba de un fantástico humor, pensando ya en cómo darme alguno de los caprichos que continuamente me denegaban mis padres. El señor Ortego entró por la puerta y todos le saludaron con una formal inclinación de cabeza. No llevaba maleta que yo pudiera cargar ni abrigo para protegerse del viento. Siempre llegaba y se iba en un taxi y sólo se veía expuesto los pocos metros que separaban la carretera de la puerta de entrada. A pesar de su falta de equipaje el recepcionista me hizo llamar y acompañarle a su habitación, la 444. Siempre sería la misma durante los años siguientes. Los miércoles de siete a diez de la noche. Siempre habría de llevarle un vaso de base ancha y una botella a estrenar de Jonnhy Walker etiqueta negra.

Tuesday, December 01, 2015

"La partida interrumpida", relato para Kikinda Short 10


Un contendiente era de Umbergistan, el otro soviético. Se enfrentaron en la final del campeonato del mundo de ajedrez en 1963, en Belgrado, entonces capital de la antigua Yugoslavia, en un clima de enorme tensión política. Andrey, el ruso, tenía la tez pálida y el pelo cortado a cepillo. Amir, el umbergo, tenía la piel olivacea y un aceitoso flequillo. Todo el mundo estaba pendiente de aquellas doce partidas, y de lo que su resultado significaría en las relaciones de las potencias norteamericana y soviética. Estados unidos apoyaba económicamente a Umbergistan frente al bloqueo al que le estaban sometiendo los rusos. Los americanos habían reclamado por la elección del país, creada una república socialista ese mismo año. Parecía que el factor campo podía decidirlo todo.